Estás aquí
Inicio > Apps > La nueva fiebre se llama Snapchat

La nueva fiebre se llama Snapchat

Hace tiempo que llevamos plantándonos escribir algo sobre Snapchat, la nueva red social de moda. Seguro que habéis oído hablar mucho sobre esta nueva app y no es para menos. Según Comscore, el famoso fantasmita ha crecido en un año de 16,3 millones de usuarios a 25,3.

Las cifras de Snapchat hablan por sí solas: 100 millones de usuarios activos al mes, 400 millones de snaps se reproducen diariamente, tercera red social en crecimiento de usuarios de 18 a 34 años por detrás de Facebook e Instagram…

¿A qué se debe tanto crecimiento? Parece que una de las razones principales es que los más jóvenes de la casa, hartos de que sus padres también estén en Facebook y les cotilleen todas sus publicaciones, se han mudado Snapchat. Además, el hecho de que las publicaciones, tanto en su faceta de mensajería como en la de red social, sean efímeras (se borran una vez leídas) gusta mucho a la gente sobre todo porque piensan que su privacidad se verá respetada.

Es curioso este último punto, porque en realidad es justo al revés. Los usuarios que se dan de alta en Snapchat no son conscientes de que cuando se dan de alta están firmando unos términos y condiciones que parecen un pacto con el diablo. En resumen, aunque tus fotos y vídeos desaparezcan, Snapchat las mantiene todas en su memoria, y no solo eso, sino que se reserva el derecho de propiedad y de hacer con ello lo que le venga en gana. Cuidadito con esto.

Si aún sabiendo ésto, sucumbes a la moda y quieres conocer la red social, algo realmente comprensible, porque podemos asegurarte que engancha, te contamos cómo funciona :

Como te decíamos, Snapchat cuenta con dos partes: por un lado es una red de mensajería. Una especie de Whatsapp con la diferencia que lo que envías a las otras personas son imágenes y vídeos. A la hora de enviarlo tú decides cuánto tiempo puede verlo la otra persona, entre 1 y 10 segundos. Una vez pasado ese tiempo, la foto desaparecerá y el usuario receptor no podrá volver a verlo. Es una de las gracias que tiene. También los filtros de edición. ¿Parecido a Instagram? Si pero no. En realidad no tiene nada que ver. Instagram es postureo. Fotos bonitas, de comida, de paisajes, de piernas en una tumbona en la playa… Y con filtros que hacen aún más bonita la imagen. Es un “Mira como molo”. Snapchat es más un “aquí te pillo y aquí te mato”. Son instantes de realidad pura. Es poder ver la vida con los ojos de otro, de ahí que esté funcionando tanto en el mundo de las Celebrities. La gente ya no quiere ver a JLo en un photocall totalmente perfecta. Quiere verla en su día a día, sin maquillar, sin trampa ni cartón.

La otra parte de Snapchat es su componente de red social. Una vez sacada la foto o el vídeo y editada con sus numerosos filtros, en lugar de compartirlo con otra persona también podemos “añadirlo a nuestro muro”. De la misma forma que en la parte de mensajería, se trata de un muro efímero. Las publicaciones ahí aguantan 24 horas, y después se borran. Esas publicaciones se van montando una detrás de otra, y van creando una historia. Aquí los filtros tienen un papel fundamental. Seguro que habéis visto por algún sitio las fotos en las que alguien aparece con unas orejas de conejo o intercambiando su cara con la de otra persona. Es algo que también aparece en la app MSQRD, pero aquí tiene la gracia de que además, lo compartes.

En su última actualización, Snapchat ha incorporado algunas novedades, la principal de ellas es la de la video-llamada y seguro que seguirá incluyendo muchas más.

¿Es una moda? Como en todo en lo relacionado con las redes sociales, quién lo sabe. Te invitamos a descargártela y probarla una buena temporada. Ya verás cómo engancha. Lo queramos o no, el cotilleo es el deporte nacional y buena parte del contenido que encontrarás en Snapchat es de este tipo.

app storegoogle play

Deja un comentario

Top